¿Cómo dividir una herencia?

Derecho civil

No existe en Derecho español una norma única en Derecho de Sucesiones. Debo distinguir por un lado el Derecho común, recopilado en el Código Civil (en adelante CC), y por otro, los Derechos Forales, que determinadas Comunidades Autónomas con competencia en la materia han desarrollado, en concreto, Cataluña, Aragón, Baleares, Navarra, Galicia y País Vasco.

División de una herencia en el derecho común

Responder a esta cuestión, exige la mayor cautela posible, ya que cada caso es diferente, y puede estar afectado por alguno de los Derechos Forales, que antes he citado.

En primer lugar, siguiendo la sistemática del CC, debo definir el concepto de legítima, como aquella parte de bienes y Derechos de la que el testador no puede disponer por haber reservado el CC a ciertos herederos denominados herederos forzosos o legitimarios.

¿Quién considera el CC heredero forzoso o legitimario?

Según dispone el Art. 807 del CC, los herederos forzosos o legitimarios son:

  • Hijos y Descendientes, respecto de sus padres y ascendientes
  • Padres y Ascendientes, respecto de sus hijos y descendientes
  • El viudo o la viuda en la forma establecida en el Código Civil

El Código Civil divide la herencia en tres partes

El CC, reparte esta parte de herencia de la siguiente forma:

  1. Tercio de Legítima: Se reparte entre los descendientes a partes iguales. En el caso que alguno de los llamados a heredar haya fallecido, heredarán sus descendientes mediante el llamado Derecho de Representación.
  2. Tercio de Mejora: Se reparte entre los descendientes, aunque no de forma igualitaria, en el caso de fallecimiento de alguno de los herederos, heredarán sus descendientes, mediante el Derecho de Representación. Cabe la opción de mejorar a los nietos viviendo los padres,
  3. Tercio de Libre disposición: Esta parte es libre el testador de repartirla con absoluta libertad a quien quiera, SEA O NO HEREDERO.

¿Heredan siempre estos herederos forzosos?

NO, para ello el CC regula la figura de la desheredación, que es el acto por él que él testador, priva a uno o varios de sus herederos forzosos de la porción de herencia que la ley reservaba, sus causas son EXCLUSIVAMENTE, las incluidas en los Arts. 852 a 855 CC. El procedimiento lo regula el Art. 848 CC, que puedo resumir de esta forma:

  1. Debe estar fundada expresamente en alguna de las causas que la Ley prevé, designando al legitimario con total claridad
  2. La causa debe ser cierta, así en el caso que el desheredado niegue la causa, la prueba, corresponderá al resto de legitimarios, en caso de haberlos.
  3. Debe realizarse en Testamento

Si la desheredación no se lleva a cabo siguiendo este procedimiento, el desheredado, queda protegido y recibirá la legítima que le corresponda. De igual forma las donaciones recibidas en vida NO son revocables salvo que la causa de desheredación lo sea también de la donación.

Finalizar indicando que la reconciliación entre el ofensor y el ofendido, deja sin efecto la desheredación.

Las donaciones realizadas en vida del testador

Nos encontramos ante lo que el CC, en su Art. 1035 CC define como BIENES COLACIONABLES, que es la obligación que tiene todo heredero forzoso a aportar a la masa hereditaria, el valor de los Bienes y Derechos, recibidos en vida del causante.

Existirá obligación de traer a la masa hereditaria, cuando se cumplan estos requisitos, y siempre que no sean mejoras:

  1. Que alguno de los legitimarios reciba en vida del testador donación de Bien o Derecho, de su propiedad.
  2. Que haya más de un heredero forzoso
  3. Que sea a título lucrativo (con ganancia para el donatario)

La valoración de esos Bienes y Derechos, según el Art. 1045 CC que será el que tendría a fecha de abrir la sucesión, NUNCA a la fecha de donación, de manera que los menoscabos y las perdidas juegan en favor del donatario.

Todo heredero forzoso, debe traer a la masa hereditaria el valor de todo Bien y Derecho, recibido en vida del causante, a fin de computarlo en la regulación de las legítimas, y el heredero que hubiese recibido donación en vida del causante, como indica el Art. 1047 CC, tomará de menos en la masa hereditaria tanto como ya hubiese recibido, es decir el CC. nos hallamos ante una norma protectora de las legítimas.

Los frutos e intereses percibidos por el legitimario NO deben traerse a la masa hereditaria, conforme dispone el Art. 1049 CC

Pero no todas las donaciones están sujetas a colación, los Art. 1041 y 1042 CC, disponen que ciertos gastos como los de alimentos, aprendizaje, equipo ordinario, entre otros no serán colacionables. Ni aquellos gastos que hubiera efectuado los padres para cubrir necesidades especiales de sus hijos con discapacidades.

Tampoco serán colacionables las donaciones efectuadas con dispensa de colación, reguladas en el Art. 1036 CC, al respecto entiendo, que dicha dispensa debe encontrarse EXPRESAMENTE bien en el acto de Donación, que también es posible realizarla en testamento, en base a la autonomía de la voluntad.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú